Malissa Sergent Lewis iba de camino al trabajo una mañana cuando vio algo raro en la carretera. Una bolsa de basura que se movía.

Paró el coche y se bajó para mirar más de cerca, fue en ese momento cuando descubrió lo inimaginable.

Melissa, de en Kentucky, en los Estados Unidos, iba un poco tarde al trabajo y decició tomar un camino más corto en una carretera más pequeña, donde no solía haber tanto tráfico.

Hoy no se arrepiente de esa decisión.

De repente se dio cuenta de que había algo en la carretera. Algo extraño que se movía dentro de una bolsa basura.

Aunque iba con restraso, decidió pararse.

“Vi la bolsa de baura y pensé: ¿Se ha movido? Cuanto más me acercaba, más veía que realmente que se estaba moviendo”, cuenta Malissa  The Dodo.

Algo estaba vivo en esa bolsa, y ella tenía que ver lo que era.

Se acercó con cuidado, ya que no tenía ni idea de lo que había dentro. Melissa podía ver que estaba atada, así que tenía que haber sido una persona quien la dejó ahí. No podía haber llegado ahí sola.

Con cuidado abrió la bolsa para mirar dentro, y lo que encontró la dejó helada.

“Era un cachorro. Y estaba feliz de verme. Inmediatamente al abrir la bolsa y ver la luz empezó a mover la colita”, cuenta la maestra.

Malissa no lo podía creer. Alguien había dejado a este pobre perrito en una bolsa de basura en mitad de la carretera. Y nadie sabe cuánto tiempo había estado ahí.

El cachorro tenía un collar, pero sin información del dueño. Malissa no lo podía dejar ahí, así que se lo llevó al trabajo.

Luego el hijo de Malissa recogió al cachorro y se lo llevó a la casa, y después lo llevaron al veterinario.

Malissa ha reportado lo que ha pasado y ojalá encuentren el culpable pronto.

“¿Uno cómo puede hacer algo así con un cachorro? Hay que ser muy frío para hacer algo así”, dice Malissa.

Al cachorro le han puesto el nombre Hefty y Malissa ha decidió quedarse con él 🙂 Ahora es un miembro más en la familia de Malissa, donde recibe todo el amor que se merece.

“Amamos a este cachorrito”, cuenta  feliz Malissa.

La vida es increíble e impredecible. Si Malissa no lo hubiese encontrado, Dios sabe lo que podría haber pasado con el cachorro. ¡Todos los ‘me gusta’ del mundo para esta profesora”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *